Fosas comunes demuestran difícil situación que enfrenta Brasil por el Covid-19

Brasil, que está en fase de ascensión de la curva de Covid-19, registró 43.079 casos confirmados de pacientes infectados y 2.498 muertes hasta el miércoles. La tasa de letalidad es del 6,4%, según datos del ministerio de Sanidad.

Fosas en el cementerio de Manaos – AFP

Por: Verónica Goyzueta, Corresponsal del ABC.es 
El horror del Coronavirus llegó a Manaos, la ciudad que es el corazón de la Amazonía brasileña, desafiando la posición del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, que sigue restándole importancia a la pandemia global. Las imágenes de fosas comunes en los cementerios de la capital del estado de Amazonas confirman que la situación en Brasil no está bajo control, como dicen el presidente y las autoridades sanitarias, en una epidemia que comienza a entrar en los lugares más aislados y pobres del país.

El alcalde de Manaos, Arthur Virgilio Neto, lloró públicamente algunas veces pidiéndole apoyo al Gobierno central, manifestando su preocupación con que la capital selvática se vuelva una nueva Guayaquil, en referencia a la tragedia que se vive en la ciudad ecuatoriana, con cuerpos acumulados en las calles. «Estamos llegando a una situación de barbarie», declaró Virgilio en una entrevista emocionada al diario Folha de São Paulo.

Las fosas, cavadas en el cementerio Nuestra Señora Aparecida, el principal de Manaos, en el barrio de Tarumã, fueron abiertas para atender el colapso del sistema ante la alta demanda de muertes por Covid-19. Las imágenes fueron difundidas y conocidas a través de redes sociales y aplicaciones de mensajes, pues la prensa ha sido prohibida de entrar en el área. «La medida trata de preservar la privacidad de las familias en luto y también considera el riesgo de propagación del nuevo coronavirus», informó la alcaldía sobre la prohibición.

“La metodología, ya utilizada en otros países, preserva la identidad de los cuerpos y los lazos familiares, con el distanciamiento entre los ataúdes y con la identificación de las sepulturas. La medida fue necesaria para atender la demanda de sepultamientos en la capital”, informó en un comunicado la alcaldía de Manaos. Dos cámaras frigoríficas fueron instaladas en el área del cementerio para almacenar los féretros, mientras se realizan trámites y la comunicación a las familias.

La ciudad de más de 2,5 millones de habitantes, no es la que ha registrado más casos de Covid-19, pero es una de las capitales brasileñas con infraestructura hospitalaria más deficiente, y una sola unidad de cuidados intensivos.

Según datos oficiales, el estado de Amazonas, es el cuarto con más letalidad de Brasil, después de los norteños de Paraíba con 33 muertes confirmadas, 12,5% de los casos; y Pernambuco (8,9% y 260 muertes), y Río de Janeiro (8,7%), con 5306 casos y 461 muertes. En Amazonas, se han registrado hasta el martes, 2.270 casos y 193 muertes, una tasa del 8,5%.

Información del ABC.es sección Internacional