‘Estamos reinventando nuestra educación: ni la casa reemplaza al colegio, ni los padres pueden reemplazar a los docentes’: secretario de Educación de Boyacá #LaEntrevista

Jaime Raúl Salamanca, el secretario de Educación de Boyacá, se refirió a las tareas, la educación virtual, las guías con las que están trabajando en las instituciones públicas, la calificación y evaluación de los estudiantes, si hay posibilidad de que se vayan hasta fin de año con este método, si se podría cancelar el año académico y de las quejas que se están incrementando frente a los colegios privados.

Cerca de 151 mil estudiantes de las 254 instituciones educativas en los 120 municipios no certificados, completaron ayer su segundo día de clases desde casa. Foto: Boyacá Sie7e Días

¿Cómo les fue en esos dos primeros días de regreso a clases?

Empezamos bien, pusimos en marcha la estrategia ‘A estudiar en casa’, que veníamos preparando hace 40 días y utilizando estrategias diversas como la radio, la entrega gratuita de materiales como guías y otras que tienen como fin transformar la forma de educar durante esta emergencia. Algunos colegas se han encargado de buscarle el lunar a esto y eso está afectando a estos docentes y a los mismos estudiantes y padres de familia que están comprometidos con todo esto. Estamos en manos de los docentes, de que ellos entiendan a cada uno de sus estudiantes, sus retos, tareas y capacidades. Nos estamos reinventando, estamos construyendo una nueva escuela.

Pero si acaban de regresar, ¿cómo harán para entregar el material de guía?

Esta semana se entregará a padres de familia este material pedagógico que elaboraron los mismos docentes. En algunos casos se estregarán ayudas educativas del programa ‘Todos a aprender’, como libros, cartillas y material pedagógico, pero en su gran mayoría han sido elaboradas por los docentes para que los estudiantes las desarrollen en casa.

¿Y para quienes no tienen acceso a computador o internet?

Nos preparamos para hacer clases, no solo de manera virtual. De hecho, esa es la estrategia que menos se ha utilizado porque hasta en el sector urbano falta virtualidad y equipos para poder adelantar en virtualidad y estamos adelantando estrategias.

¿Qué tipo de estrategias, por ejemplo?

Cada institución educativa está organizando contenidos a través de emisoras comunitarias para poder adelantar las guías. En su gran mayoría las evaluaciones e inquietudes se han hecho vía celular: a través de grupos de WhatsApp se abren espacios para que los estudiantes participen y luego de forma individual se asesora.

¿Pero tienen una línea, una guía central?

Claro, en la página de la Secretaría de Educación hemos organizado una plataforma que tiene contenidos para docentes, directivos docentes y estudiantes. Se llama ‘A estudiar en casa’ y tiene diferentes secciones para que cada docente pueda preparar su clase.

¿Y cómo lograron todo esto en tan poco tiempo?

Es un trabajo que comenzamos a adelantar desde que salieron las primeras noticias de lo que venía. Hay para descargar, imprimir y hay material para los docentes, alumnos, incluso contenido para la población con discapacidad y guías para los padres de familia, para lo que se denomina educación inicial que se enfoca en el cuidado y protección de los niños y hasta se ha dispuesto material pedagógico para que en familia los niños puedan entretenerse y aprender.

Cerca de 151 mil estudiantes de las 254 instituciones educativas en los 120 municipios no certificados, completaron ayer su segundo día de clases desde casa. Foto: Archivo Particular

¿De cuántas instituciones y estudiantes estamos hablando?

Son 254 instituciones en 120 municipios no certificados y 151 mil estudiantes desde grado cero hasta once.

¿De dónde salió todo este material y estrategia?

Esto no es mío, es de todo un equipo multidisciplinario. Hemos hecho uso de contenidos del Ministerio, en conjunto con la dirección técnico-pedagógica de la Secretaría de Educación y los mismos docentes que se han encargado de crear estos materiales con guías, recomendaciones y apoyos para ponerle un componente humano en competencias socioemocionales y hacer que los niños desarrollen competencias de formación integral. Estamos siendo modelo con varios de nuestros procesos y ya desde el propio Ministerio se nos han copiado nuestras estrategias.

¡Pero hay padres de familia y alumnos quejándose de las tareas!

Pues algo que tenemos muy claro, por lo menos en los planteles públicos, es que la casa nunca va a reemplazar a la escuela, ese no es el enfoque. No se trata de ganar o perder el año, sino qué se califica, es esa evaluación de la disposición, la creatividad, de cómo acude a las herramientas que tiene a la mano, más allá de las respuestas a un cuestionario puntual, que claro son necesarias, pero no lo único. Desde luego que no quiero tapar las dificultades que se presentan y así como hay papitos y estudiantes que reconocen que hay pocas tareas, hay otros de los mismos grados que se quejan de que son muchas las tareas.

¡Sí, pero ya hay padres de familia desesperados, especialmente de colegios privados!

Con estos planteles nosotros solo hacemos una mediación y les hemos sugerido que se reinventen, que las notas y la academia textualmente no lo son todo. No se trata de que la casa reemplace al colegio, ese es un error garrafal; pero, además, los padres no se pueden volver docentes: se debe tener en cuenta que hay padres con muchas obligaciones y necesidades. Un docente tardó mínimo siete años para llegar a ponerse al frente de un grupo de estudiantes, eso no lo pueden olvidar.

El secretario de Educación de Boyacá, asegura que si es para convertirle en otro viacrucis a padres de familia en las casas, la jornada académica de sus hijos, él preferiría que se cancelara el año lectivo.

¿Cuál es su llamado a los colegios privados en medio e esta emergencia?

En el caso de los privados, nuestra labor es de mediación y el Gobierno nacional ha emitido unas directrices un poco complejas de cumplir y nosotros como secretaría hemos hecho el llamado para subsidiar la pensión de los estudiantes, cuyas familias se vean perjudicadas por la emergencia. Mi llamado es a entender el contexto, no sobrecargar de tareas a los niños y ser muy flexibles a la hora de evaluar los aprendizajes del proceso de educación en casa. Pero también somos conscientes de que en este momento esos colegios necesitan apoyo del Gobierno nacional para evitar despedir docentes y que por la presión que varios están generando con la sobrecarga a los padres de familia generen un problema de deserción estudiantil.

¿Qué opina de las voces que ya están pidiendo
que se cancelen las clases por este año?

Estoy de acuerdo con los procesos de formación en casa, siempre y cuando se reevalúe ese objetivo de solo apuntar al tema académico y de obtener una nota. Lo que se debe hacer es fortalecer los valores y las estrategias de formación integral para el estudiante. Pero si va a ser para generarle más presiones a una familia, para convertir esto en otro suplicio, lo mejor sería hacer una alto en el camino y volver a retomar cuando haya una garantía para seguir de acuerdo al tema de salud desde las aulas.

¡Y a los profesores también les está tocando un desgaste muy grande!

Les ha tocado muy duro. Nadie estaba preparado para esto: las jornadas han sido extenuantes y ellos también son padres, también son amas de casa, también tienen vida como cualquier otro profesional y, a pesar de todo esto, en su gran mayoría han estado comprometidos de día y de noche para que esto no haya sido más traumático.

¡Pero también hay excepciones, hay quejas de algunos docentes!

Claro, hay quienes no han entendido que estamos en medio de una pandemia y no han entendido que la educación tiene que cambiar, pero, sabe, el porcentaje es muy pequeño. La verdad es que, en su gran mayoría, el compromiso ha sido directo con esta emergencia.

Dice el Secretario de Educación de Boyacá, que desde hace más de dos meses se viene planeando el nuevo sistema educativo, en el que el Internet y el computador no son primordiales.

¿Y los docentes que tienen problemas o resistencia a nuevos modelos y tecnología?

Ellos mismos han creado redes y se han apoyado y los que son menos hábiles se ayudan con los otros y como las estrategias están más enfocadas al desarrollo de guías no se han visto tan afectados. Los primeros docentes son los mismos estudiantes, que incluso ayudan a algunos profesores y aprenden mutuamente; esto ha sido muy importante, entre todos estamos aprendiendo.

¿Pasar o perder el año en estas circunstancias?

Si los niños salen fortalecidos, lo más indicado sería que pasaran el año todos. Hemos emitido la circular 036 en la que orientamos los roles y dentro de esas indicaciones que les damos desde casa, está el organizar las actividades de la jornada, para asignarle a cada uno una responsabilidad, dedicar tiempo para compartir anécdotas e historias que puedan ilustrar a los niños aún más y solucionar sus diferencias.

¿Y esos sitios apartados en los que la única esperanza es la presencia del profesor?

La educación en los sitios rurales dispersos ha sido un reto siempre y cada docente ha desarrollado una estrategia casi que individualizada y poco a poco les van a ir llegando los materiales sin exponer a las familias campesinas a un contagio. En esa población, por ejemplo, la clave es la radio y en algunos casos se han empleado tutores campesinos que son estudiantes de grados superiores y que en una especie de servicio social educativo están apoyando a sus mismos vecinos. Es compartir experiencias.

¿Qué va a pasar después del 31 de mayo?

Nos estamos preparando para seguir desde casa en el proceso formativo a partir del primero de junio: no podemos esperar que ese día nos digan que esto se va ampliar. Estamos en constante comunicación con docentes y hemos tenido reuniones con 120 rectores al mismo tiempo. Transmisiones con más de 60 mil personas conectadas en el Facebook Live y desde ahí se han orientado a los diferentes procesos y hemos tenido que pasar sin dormir. Entregamos alimentación escolar a más de 100 mil personas.

¿Duro todo esto, verdad?

La verdad es que los docentes y la misma gente han colaborado mucho y eso nos enorgullece. Nosotros llevamos dos semanas más de trabajo, diferente al resto del país: recuerde usted que fuimos nosotros los que le pedimos a la Ministra el receso desde antes y ya nos estamos preparando para lo que falta, y si nos tenemos que ir hasta final de año, ni modos. Pusimos a los mismos docentes a planear su clase y tenemos un grupo de docentes tutores que se encargan de hacer acompañamiento y sugerencias y se encargan de reforzar esos planes, pero, además, vamos a premiar las mejores experiencias de trabajos de docentes en casa con sus estudiantes.

¿Y la parte económica? ¿De dónde está saliendo
el dinero para todo esto?

El Gobierno nacional hizo un giro adicional para poder enfrentar estos procesos. Esa estrategia la están asumiendo las instituciones, nosotros como secretaría imprimimos el material de las guías, y las alcaldías en su mayoría también están apoyando y los mismos docentes se han encargado del tema de la entrega. El dinero de alimentación escolar está ya asignado con más de 30 mil millones de pesos, es decir que ya está garantizado hasta el final.

Jaime Raúl Salamanca asegura que el gobernador, Ramiro Barragán, ha sido fundamental en el proceso de formación desde los hogares que están implementando.

¿Qué papel juega el gobernador Ramiro Barragán en todo esto?

Su apoyo ha sido total y él mismo ha estado al tanto de todo esto y es él quien ha avalado nuestra apuesta y ahora con las emisoras comunitarias, él mismo se ha puesto al frente. Gracias a su apoyo, este trabajo no ha sido solamente de Educación; la Secretaría de las TIC se ha encargado de apoyar el proceso. Ha ayudado mucho la Secretaría de Agricultura en el proyecto de la alimentación escolar, por ejemplo. Pero, además, nosotros estamos muy en contacto con el señor gobernador. Él tiene unas muy buenas relaciones con la gente en el Mineducación y eso ha facilitado muchas cosas.

¿Y qué opina de lo que ha pasado en la Uptc?

Creo que se tomó la mejor decisión en medio de las circunstancias que se están viviendo. Respetamos la autonomía universitaria, pero hay que entender que no todos los estudiantes tienen la posibilidad de tener esas herramientas virtuales y que hasta que no se tengan herramientas claras para poder retomar, se debe seguir así.