El coronavirus está acabando hasta con los delitos en el departamento de Boyacá #LaEntrevista

El coronel Germán Jaramillo, comandante de la Policía en el departamento de Boyacá se refirió a las cifras de los delitos tradicionales en comparación con el mismo periodo del año pasado, pero aseguró que hay quienes están abusando de las excepciones y del pico y cédula.

¿Cuáles son las cifras de los delitos en medio de esta cuarentena, en los 103 municipios de su jurisdicción?

La reducción ha sido significativa. En homicidios, por ejemplo, solo un caso en el municipio de Gámeza, en un hecho de intolerancia. Pero también lesiones personales del 20 de marzo al 17 de abril, el año pasado ya iban 179 casos, y este año se han registrado 25 casos.

¿Qué otros delitos se han reducido?

También se han reducido las lesiones personales y muertes en accidentes de tránsito. En cuanto al hurto a personas, solo 26 casos, mientras que el año pasado llevábamos 135 denuncias por este tipo de delito. En este mismo periodo se denunciaron 58 hurtos a residencias y esta vez van siete, mientras que no se han presentado hurtos de carros o de motos y el año pasado se habían hurtado 4 motos.

¿Qué le preocupa de delitos en medio del aislamiento?

Los casos de violencia intrafamiliar que ya van en 50 y el año pasado 128 en este mismo periodo. Duitama lidera la tabla con 14 casos, Sogamoso 13, en Chiquinquirá, seis casos, lo raro es que el año pasado tenía cinco de estos casos y en Boavita, que el año pasado no tenía casos y este año van 2.

¿Y a propósito de delitos, cómo van las
sanciones a los desobedientes en la cuarentena?

Comparendos se han impuesto 5.259 desde que comenzó el aislamiento, de los cuales la gran mayoría han sido por incumplir las medidas de aislamiento y 75 por exceder horarios de funcionamiento.

¿Y cómo es ese ranking de los más irresponsables?

Indudablemente, es preocupante lo de Duitama con 1.376 comparendos, es decir el 33 por ciento de todo el departamento; en Sogamoso 640 comparendo, en Chiquinquirá, van 385; en Paipa, 207, y en Villa de Leyva ya son 105 comparendos.

¡Pero también han sancionado a choferes infractores!

Por su puesto. Nuestros controles se extienden a todas las áreas. En tránsito se han venido adelantando los operativos respectivos encontrando que se han impuesto 511 comparendos en 63 municipios.

¿Por qué tantos infractores de la medida de aislamiento obligatorio?

Es como si en vez de apreciar, de valorar su vida, cada día que pasa la gente se fuera cansando de estar encerrada y aprovechan esos horarios y excepciones que han dado los alcaldes para salir a hacer vueltas, pero en muchos casos no porque las necesiten, sino por salir del confinamiento, sin darse cuenta el peligro en el que están poniendo a sus familias.

¿Es decir toman el día de salir a abastecerse
para salirse a pasear por las calles?

Correcto. Muchos están malinterpretando las excepciones, creyendo que es el día de poder salir del encierro. En las mismas familias se debe ser conscientes y generar un autocontrol para que quienes tienen esa posibilidad lo pueden hacer durante una media hora o máximo dos horas y regresen.

¿Qué hacer al respecto entonces?

Esa respuesta debe estar en las mismas familias. Hemos encontrado una indisciplina y una falta de conciencia por parte de algunos ciudadanos y nos toca parar persona por persona para poderlos indagar y verificar si realmente estaban cumpliendo con alguna diligencia. Eso es lo que no debería ocurrir.

¿De acuerdo a los decretos, han visto cambios
en el actuar de los ciudadanos?

En el primer periodo, es decir con el decreto de la Gobernación entre el 20 y el 23 de marzo, encontramos más obediencia y luego con el siguiente decreto, se comenzó a hacer cada vez más fuerte el desorden hacia las medidas reglamentarias y peor si además, hemos identificado a mucha gente que para tener excusa de salir compran al detal o en pequeñas cantidades, en vez de abastecerse para la semana o la quincena.

¿Qué cree que es lo que pasa en Duitama, por qué se muestran tan desobedientes?

Pues indudablemente es un tema de incultura ciudadana, a lo que se suma que Duitama es una cabecera municipal con unos 118 mil habitantes y 25 municipios que dependen directamente de esta ciudad, eso creo que también está influyendo. Muchos llegan a abastecerse de los alimentos, diligencias de salud o bancarias. Se ha aumentado por ejemplo el intercambio de remesas.

¿Cómo se han tenido que adaptar en la
misma institución para toda su jurisdicción?

Tenemos un total de 1.457 policías para cubrir 106, de los 123 municipios del departamento que están bajo la responsabilidad del comando en Boyacá (Tunja con su Policía Metropolitana cobija a 14 municipios vecinos de la capital). Tuvimos que suspender vacaciones, licencias y permisos, que por norma tenían los uniformados. Solo se están haciendo los descansos en turnos gradualmente, pero todos están enfocados en el decreto 531 que fue emitido el 8 de abril.

¡Ustedes también tuvieron que cambiar los protocolos!

Pero claro que sí. Desde el 20 de marzo nos cambió la dinámica y ha sido adaptar los protocolos y régimen al igual que la forma como se presta el servicio de Policía en la calle. Por ejemplo, antes era el modelo de seguridad por cuadrantes y contábamos con tres turnos, se les daba un análisis estadístico y salían dos hombres en una motocicleta, pero desde el 20 de marzo, en aras de prevenir el contagio, se trabaja en monopatrullas motorizadas y que salgan además a píe o en bicicleta para poder mantener el distanciamiento de los uniformados durante el servicio.

¿Cómo hacen con las formaciones?

Antes se hacía la formación para entregar las ordenes y el armamento y ahora los estamos turnando de acuerdo a números pares e impares con media hora de diferencia. También portan su alcohol para utilizarlo como elementos de seguridad, tapabocas, guantes e hipoclorito, este último para que desinfecten su ropa al llegar a casa, algo muy importante.

¡Y las requisas y otros procedimientos en los que hay contacto!

Cambiamos los protocolos de ese contacto físico y por eso salieron las nuevas formas de requisa en la que se pide al mismo ciudadano vaciar sus bolsillos o mostrar determinado elemento o accesorio y así se hace el registro a personas. Inclusive pidiendo al ciudadano exhibir el documento a la distancia para que el uniformado tome los datos.

¿Cómo les ha ido en medio de esta
emergencia con los alcaldes?

Ha sido un verdadero reto para todos. Algo muy complicado para los Mandatarios porque apenas llevaban tres meses en el cargo y de un momento a otro han tenido que salir a buscar recursos, a dotar con elementos de bioseguridad, a adelantar diferentes acciones frente a la pandemia. Hemos visto las medidas que se esfuerzan en tomar para lograr cumplir los decretos presidenciales, departamentales y emanados por ellos mismos como primera autoridad municipal. Esto ha sido un desafío para ellos, buscando que no les llegue el virus a sus comunidades.

¡Son más obedientes en los municipios en los que ya hay casos positivos?

Lastimosamente así es. En esas localidades en las que hay casos de COVID-19, se ha generado un impacto grandísimo entre sus habitantes y ahí sí se nota el cumplimiento de las personas, frente a los otros municipios en los que hasta el momento no se han registrado positivos para coronavirus.

¿Qué sabe del decreto de la excarcelación de presos?

En este momento no hay unas medidas que nos establezcan la operatividad, para saber que sigue. Le prestamos la seguridad a los ocho centros penitenciarios que están en nuestra jurisdicción, pero estamos a la espera de indicaciones, de determinaciones que se tomen desde ministerios y la Dirección del Inpec.

¿Qué opina de la solicitud pasar la estación de Puerto Boyacá
de la jurisdicción del Magdalena Medio al comando de Boyacá?

Efectivamente el señor gobernador Ramiro Barragán le hizo la solicitud al Ministro de Defensa de que la policía de Puerto Boyacá entre a hacer parte de la jurisdicción del comando de Policía de Boyacá. Inmediatamente pidieron desde la Dirección de la Policía una propuesta para contemplar la posibilidad de reasignar ese municipio y esto se encuentra en estudio para saber si se transfiere al departamento de Boyacá.

¿Y qué tan factible ve esa reasignación de dicha estación?

Pues una de las razones para reasignar esta estación al Magdalena Medio fue la distancia que hay desde Chiquinquirá hasta allí y ese creo que es el principal motivo por el cual no se ha trasladado esa jurisdicción a Boyacá. La propuesta es que fuera una cabecera de distrito policial que abarcaría Otanche, San Pablo de Borbur, Muzo y Quípama, y de esa manera se tendría el fortalecimiento, pero esa no es una decisión mía, sino de la Dirección general.

¿Esa decisión les afectarían las cifras del comando de Boyacá?

Indudablemente que aumentará por algunas características en materia delictiva que tradicionalmente han afectado a este municipio boyacense. Sin embargo, ese no es un tema que influya en la decisión.