Acueductos rurales acatan normatividad nacional y garantizan el suministro

La Federación de Acueductos Rurales de Boyacá asegura que está en constante comunicación con las juntas directivas de los acueductos en el departamento, directivos, fontaneros, operadores de planta e incluso con los suscriptores.

El objetivo es conocer cómo se está prestando el servicio en las regiones y poder advertir de cualquier desabastecimiento o problema de salubridad a las autoridades competentes.

Los acueductos rurales de Boyacá trabajan para garantizar el acceso al agua en sus comunidades durante la época de cuarentena y aislamiento obligatorio por el coronavirus. Foto: Archivo Boyacá Sie7e Días

Según explicó Pedro Pablo Matallana, secretario general de la Federación, los acueductos rurales se unen a las estrategias del orden nacional para garantizar el líquido vital y evitar que los suscriptores deban salir de sus casas en el marco de la cuarentena.

“En estos momentos nuestro país y el mundo están pasando por una situación bastante difícil, que necesita de la colaboración de todos para poderla superar”, manifestó.

Boyacá está conformado por 123 municipios y 1.676 veredas, en las cuales se encuentran 1.934 acueductos que representan aproximadamente el 80,78% de cobertura en el territorio.

Si bien es cierto los acueductos pretenden garantizar el acceso al agua como un derecho fundamental de los boyacenses, en el departamento, de los 1.934 acueductos rurales existentes, tan solo hay construidas 273 plantas de tratamiento de agua potable, de las cuales su mayoría no opera adecuadamente debido a que no se realiza un buen mantenimiento o la tecnología empleada no responde a las necesidades de las características del agua.

Aun así, en dichos acueductos se trabaja constantemente para llevar el líquido vital a sus pobladores, y por ende, en esta contingencia desde la Federación se ha explicado a cada uno de los suscriptores que la Comisión Reguladora de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA) expidió una resolución que ordenaba garantizar la prestación eficiente del servicio, para lo cual se ponían en marcha unas medidas transitorias, como evitar el incremento de las tarifas y proceder a la reinstalación inmediata de los suscriptores que estaban en mora.

Se ha dejado claro que las disposiciones son de carácter temporal y no van a exonerar a los usuarios de sus obligaciones económicas en cuanto pase la pandemia.

Si bien es cierto la reconexión del servicio de agua ha sido una orden que acogieron las grandes empresas de acueducto, como Veolia Aguas de Tunja, Empoduitama, Coservicios Sogamoso y Empochiquinquirá, la Federación de Acueductos Rurales indica que también están acogiendo las órdenes y que, de esa manera, se puede garantizar el cubrimiento del servicio básico a la mayoría de los habitantes del departamento.

En medio de la situación de emergencia que vive el territorio, las directivas de la Federación también recuerdan a la ciudadanía la importancia de hacer un uso eficiente del agua y priorizar su uso para el consumo humano y las estrategias de autoprotección que se han venido socializando desde el orden nacional.

“Adicionalmente, la Federación creó un grupo de WhatsApp para mantener la información constante con los prestadores”, finalizó Matallana.