El coronavirus, la plaga que le faltaba al sector lechero

Al Presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos, (Fabegan), Víctor Manuel Fajardo, le preocupa el alto número de campesinos de la tercera edad que dependen de su producción.

“Es terrible el hecho de que ellos no pudieran trabajar y que sean víctimas de la enfermedad lo que debemos es tomar todas las medidas de prevención en el campo para que el virus no llegue para que los productores de alimentos puedan seguir haciéndolo por los próximos meses”, dijo Víctor Fajardo.

De acuerdo con el Presidente de Fabegan, a lo anterior se le suma el hecho de que, a raíz de las heladas de principio de año, el departamento perdió hasta en un 35% de producción si se compara con los niveles del mes de noviembre del año pasado.

“Las heladas fueron muy fuertes, causaron mucho daño, pero además esperábamos que para los primeros días de marzo las lluvias llegaran, pero en varios sectores han sido aisladas y de baja intensidad”, aseguró el Presidente de Fabegan.

Según cifras de la Secretaría de Fomento Agropecuario de Boyacá, diariamente el departamento produce 2 millones ochenta mil litros de leche, de los cuales, 1.400.000 van para la industria, 680.000 para el área de transformación o informal. Por cuenta de las heladas la disminución de la producción es de un 40 por ciento.

De acuerdo con el médico veterinario Víctor Fajardo, hay ganaderías en el departamento que están padeciendo a causa de la baja oferta forrajera. “Los pastos se perdieron por el intenso verano”.

A pesar de la emergencia y la orden de aislamiento, los lecheros no paran.

Sin embargo, el médico Fajardo ha destacado que la actual situación de Colombia a causa del coronavirus convierte al sector lechero de Boyacá en un renglón vital para el país.

“A pesar de la contingencia se sigue teniendo la oportunidad de vender su producción es para nosotros es satisfactoria, el poder cumplir con un deber y tratar de garantizarle la alimentación a los colombianos es algo bueno para el sector”, manifestó el Médico Veterinario.

Según Víctor Fajardo, mientras esté abierta la posibilidad de recoger la leche y que se venda en las ciudades, el sector estaría blindado de una consecuencia grave que sería no poderla recoger el producto a los campesinos.

Sin embargo, existe angustia por parte de los pequeños productores, aseguró el médico Fajardo.

“Ellos no tienen facilidad en la comercialización, son pequeñas factorías de productos lácteos, que están teniendo dificultades y se les está quedando su producto en la fábrica debido a la contingencia del coronavirus. Solos las cadenas con mejor distribución llegan a los supermercados gracias su infraestructura”, manifestó Víctor Fajardo.

En el departamento de Boyacá hay cerca de 50 mil familias que viven de la ganadería. “Unas haciendo lechería, otras dedicas al sector de la carne y un tercer grupo dedicado a los dos propósitos.

“Al menos 30 mil familias tienen la leche como fuente principal de explotación económica”, asegura Víctor Fajardo.

Hoy día, según cifras del Ministerio de Agricultura, dependiendo de su calidad, los productores de Boyacá reciben entre $1.100 y $1.350 pesos por litro de leche.

-Publicidad-