Alcaldesa de Jenesano le brinda una mano a los necesitados de su pueblo

Dice el adagio popular ‘El ejemplo comienza por casa’ y así lo ha entendido la alcaldesa de Jenesano,  Jacqueline Caro, quien en un gesto de solidaridad con sus paisanos decidió donar un mes de su sueldo para solventar en algo las necesidades por la que vienen atravesando cientos de familias que no cuentan con los recursos para llevar el sustento a sus hogares.

De acuerdo con la mandataria, en estos momentos de crisis debido a la pandemia del coronavirus que se presenta en el país y que ya llegó al departamento, es importante extenderle la mano a aquellos que lo necesitan y que no cuentan con los medios para aprovisionarse.

“Agradezco a Dios la oportunidad de poder servirle a mis hijos todos los días un plato de comida en la mesa, pero en este momento de carencia veo que hay gente que se acuesta decisión de darle a sus hijos o un desayuno, o un almuerzo o una comida, así que en estos momentos la plata no vale nada, en este momento la persona que tenga 100 millones de pesos en el banco es igual a la persona que tiene 10 mil pesos”, aseguró la mandataria.

Esta médica, añade que viendo la escasez de productos, la escasez de solidaridad de parte de la gente, decido donar su salario para que siquiera 150 familias de Jenesano garanticen durante dos semanas tener un desayuno, un almuerzo o una comida.

La Mandataria instó a sus colegas del departamento a ser solidarios con sus coterráneos, a ofrecerles una ayuda, ya sea económica o de productos de la canasta familiar que pueda mitigar en algo el momento que están atravesando y que deben afrontar durante el periodo de cuarentena.

“Yo que he sido campesina durante 39 años, que he vivido bajo las necesidades y la mitigación de la labor campesina, hoy me pongo en el lugar de ellos y algún día cuando afrontamos crisis con mis padres siendo pequeña, hoy valoro a esas persona que saben superar esas crisis y que si todos los dirigentes tomáramos la decisión de ayudarnos entre todos, tal vez lograríamos suplir muchas necesidades de niños, de personas de la tercera edad, de gente que tiene una persona en condición especial en sus casas”, acotó la burgomaestre.

Además del apoyo que busca brindarle a la comunidad menos favorecida con su aporte económico, la alcaldesa ha realizado innumerables labores de sensibilización para prevenir el contagio del COVID-19 entre sus habitantes.

“Nosotros hemos hecho varios trabajos durante las últimas dos semanas en campo, en tiendas, en sitios escolares, en los negocios, en los condominios. Hemos desarrollado campaña de sensibilización en las vías en donde le pedimos las personas que no se desplacen a Boyacá y se queden en sus hogares y acaten las normas establecidas de cuarentena, como toque de queda, ley seca, al lavado de manos constante, al uso de alcohol glicerinado y campañas de sensibilización, cierre de colegios y del Icbf. También hemos definido disponer de una parte presupuestal para atender a los pacientes de mayor riesgo que son personas mayores de 60 años, en el que hemos hecho una canasta multiproteica que busca fortalecer el sistema inmune y ayudarlos a prevenir el riesgo”, indicó Caro Pérez.

Con este gesto de solidaridad, la burgomaestre no solo está aportando a mitigar algunas de las necesidades básicas de los habitantes, sino que también está poniendo un granito de arena para que los jenesanenses no tengan la necesidad de salir a buscar el sustento exponiendo sus vidas y las de sus familiares, sino por el contrario, podrán permanecer con sus familias en sus hogares si exponerse a ser contagiado.

Este municipio ubicado en la provincia de Márquez tiene actualmente 7.700 habitantes, de los cuales 1.260 son adultos mayores y solo 734 reciben el auxilio de tercera edad, mientras que 24 de ellos residen en una casa hogar de la localidad y los restantes no cuentan con ninguna ayuda y protección.