Desgobierno #DesdeAfuera Ricardo Rodríguez Puerto @RicardoOpina #Columnista7días

La preocupación frente a la situación que estamos viviendo se agudiza con las salidas en falso del Presidente de la República. Lo ocurrido con la polémica por las decisiones adoptadas por gobernadores y alcaldes es una consecuencia de su desgobierno.

Hay dudas sobre la legalidad de la medida adoptada por el Gobernador de Boyacá de cerrar las vías hacia todos sus departamentos vecinos, aunque su intención sea loable y plausible.

Barragán se valió de las cifras que indican que Boyacá es una de las regiones con la mayor población adulta del país y señaló que su medida busca proteger a la tercera edad. Eso es contundente, incluso así no sea legal. Los alcaldes, por su parte, decretaron ley seca y toques de queda y lo hacen porque es la única forma de garantizar aislamiento social, así solo sea parcial.

Esos decretos de alcaldes y gobernadores han recibido mayoritario respaldo de las comunidades. Según la urna virtual de Caracol, el 97,26 % de los colombianos está de acuerdo con los mandatarios locales; y un sondeo de Boyacá Sie7e Días indicó que el 90 % de los boyacenses está totalmente de acuerdo con la medida de cierre de fronteras del Gobernador.

Tenemos un Presidente tibio y los colombianos lo perciben. Tampoco hay medidas del Gobierno para atacar la especulación con productos vitales y por eso en el aeropuerto El Dorado, de Bogotá, un tapabocas cuesta 70 mil pesos; o un gel antibacterial en la droguería de la Plaza de Bolívar de Tunja cuesta 40 mil pesos.

A ninguna entidad del Gobierno se le ha ocurrido siquiera la idea de lanzar una iniciativa para producir en Colombia tapabocas, gel antibacterial o tantos otros elementos que la sociedad está demandando para protegerse.

Por eso seguimos esperando que los tapabocas lleguen desde China, donde se originó el virus, con grandes ganancias para comerciantes e intermediarios.