Los Lagos, un restaurante ubicado en Togüí, en el que además de una exquisita mojarra, cuenta con una envidiable naturaleza.

Un restaurante para ‘descrestar’ a un invitado. Hoy en la sección Destino, encuentre toda la información de este gran lugar.

“Su secreto mejor guardado: sal y ajo”, ese es el eslogan del restaurante Los Lagos, un sitio campestre que tiene mucho más que una exquisita mojarra a la parrilla. Comenzó hace 52 años en la mente de don Saúl Camacho.

Era un sueño tan, pero tan bien planificado que hace 32 años como no le quisieron vender la finca Rancho Pelotas, mandó pintar un cuadro en el que plasmó lo que es hoy el restaurante. “Compré la finca hace 28 años finalmente en la vereda Centro y a la semana comenzamos a construir los 24 lagos para el criadero.

Sin embargo, hace 12 años pensamos en darle un valor agregado al pescado y abrimos el restaurante que por la demanda que tuvo nos obligó a cubrir cuatro de los lagos para utilizarlos como parqueadero”, dice don Saúl.

En 19 de estos pozos hay mojarra y en uno cachama, en este restaurante que tiene una capacidad para unas 280 personas. Aunque su especialidad es la mojarra a la parrilla, de 25 mil y 35 mil pesos, también hay churrasco o tabla mixta, chorizos con melado de panela y postres.

Los Lagos, un restaurante ubicado en Togüí, en el que además de una exquisita mojarra, cuenta con una envidiable naturaleza. 30Es un plan para hacer en familia: a pesar de que el restaurante solo está en servicio desde las 12:00 del día hasta las 5:00 de la tarde, usted puede llegar desde las horas de la mañana para disfrutar del entorno, p a r a ver el río y hasta ‘pegarse’ un chapuzón.

Es un negocio de familia, en el que participan varios de sus integrantes, pero además genera empleo a personas de este municipio de la provincia de Ricaurte. La mayoría de su clientela llega de Sogamoso, Duitama, Tunja, Villa de Leyva y extranjeros, especialmente.

Sin embargo, llegan comensales de diferentes partes del país ya que es el sitio perfecto para todo aquel que quiere ‘descrestar’ a un invitado especial.