Publicidad

De la polinización depende la comida

En Boyacá están invirtiendo más recursos en investigación que en proyectos.

Las entre 25.000 y 30.000 especies de abejas, representan la mayoría de las especies polinizadoras eficaces.
Las entre 25.000 y 30.000 especies de abejas, representan la mayoría de las especies polinizadoras eficaces.

Plantas y polinizadores llevan millones de años evolucionando y trabajando a la par, constituyéndose como el ejemplo más claro de mutualismo en la naturaleza.

Alimentos y protección para su descendencia son algunas de las recompensas que los agentes polinizadores pueden obtener de las plantas, mientras que estas últimas logran multiplicarse y producir tanto frutos como semillas.

Al describir la polinización, es fundamental remarcar que es la encargada de permitir la fecundación de las plantas y, también, la interacción biológica que más interés despierta en el mundo de la naturaleza.

La tarea polinizadora consta de permitir la producción de semillas y frutos a través de la germinación y fecundación de los óvulos de la flor.

Esto es posible por la transferencia del polen desde el estambre (órgano reproductor masculino) hasta el estigma o parte receptiva de las flores en las angiospermas, donde se produce la mencionada fecundación que, en consecuencia, provocará que el pistilo de la flor se convierta en fruto y los óvulos, en semillas.

Las entre 25.000 y 30.000 especies de abejas, además de las polillas, moscas, avispas, escarabajos y mariposas, representan la mayoría de las especies polinizadoras eficaces.

Respecto a Boyacá, el trabajo de la polinización es rentable en cuanto los agricultores trabajan a la par con la producción de mieles y de polen, siendo este último referente en el país por ser el mejor y de excelente calidad.

Más información, en la edición impresa de hoy.

Deja un comentario