La travesía de una comunidad en Tasco para llevar ‘regalos’ a la Escuela

Dos horas en carro y tres horas a pie, con nevera, armario y licuadora ‘al hombro’, recorrieron los padres de familia y la comunidad de El Cadillal para llevar los implementos a su destino: La Escuela Nueva.

Luego de recibir, por parte de la alcaldía, un menaje para el regreso a clases de los cinco estudiantes de la Escuela Nueva, ubicada en la vereda Santa Bárbara, en Tasco, los padres de familia y otras personas de la comunidad se reunieron para llevar los ‘regalos’ a través de la trocha.

Del casco urbano al punto conocido como “la caseta”, en la vereda, se gastan dos horas en carro. De ahí, normalmente, deben caminar aproximadamente una hora, pero ese día, llevando los nuevos elementos, gastaron tres.

Juan Camilo González, un ingeniero de 32 años, es el único docente de la Escuela El Cadillal. Cuenta que para ir a dictar clases a los cinco niños de esta vereda, debe subir en el carro lechero, y luego caminar. Dependiendo del día que el carro vuelva a ir, se queda en la escuela o le paga a alguien para que lo baje en moto. “Es la última vereda, la más alejada del pueblo” aseguró el docente.

- Publicidad -

En esa escuela no cuentan con internet, ni señal de celular. Los niños que están reciben clases de preescolar, primero, tercero y quinto, personalizado, en el mismo salón, con el mismo profesor. El docente resalta el esfuerzo de la comunidad de la vereda, que son 10 familias, quienes son muy unidos, y siempre están dispuestos a colaborarse entre sí.