Policía Metropolitana de Tunja intensifica controles sobre población venezolana

A partir de este fin de semana, la Policía Metropolitana de Tunja (Metun), estará reforzando los operativos de control sobre la población venezolana, con el fin de desmitificar la percepción de inseguridad que ha manifestado la comunidad en los últimos días, por casos protagonizados por personas del vecino país.

Con el acompañamiento de Migración Colombia, la Alcaldía y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), entre otros, realizarán un trabajo para evitar la invasión de espacio público, acciones que alteren el orden público, fomento de la mendicidad y hechos delictivos.

Pero a la vez, los controles buscan garantizarles sus derechos y mejorar su condición de vida durante la permanencia o paso por este territorio.

“Nosotros contrarrestamos cualquier hecho delictivo y debo aclarar que no solo con población venezolana, pues en los últimos años, también hemos realizado operativos que han arrojado la captura de otros extranjeros provenientes de Egipto, Honduras, Chile, Portugal, Perú, Ecuador y Panamá quienes se han visto inmersos en diferentes delitos, que afectan la seguridad y tranquilidad de nuestra ciudad”, indicó la coronel María Emma Caro Robles, comandante de la Policía Metropolitana de Tunja.

Según la oficial, los delitos más recurrentes entre la población extrajera son: el tráfico, fabricación y/o porte de estupefacientes, hurto a personas y comercio, daño en bien ajeno, uso de documentos falsos, riñas, irrespeto a la autoridad y en menor cantidad algunos casos de homicidio.

De ahí la necesidad de fortalecer los controles, según la oficial, para evitar que estas personas generen focos de inseguridad por el asentamiento en infraestructuras abandonadas o en la instalación de ‘cambuches’, lo cual afecta a las comunidades en diferentes sectores de la capital boyacense.

La coronel enfatizó, “es necesario evitar la concentración de estas personas, ya que se genera inseguridad y mala convivencia, pero además porque en estos lugares hay menores, personas de la tercera edad, mujeres gestantes y otro tipo de población vulnerable a la que se le deben garantizar sus derechos”.

La Comandante de la Metun agregó que igualmente se debe verificar que estas personas se encuentren de manera regular y que no se hayan visto inmersos en hechos delictivos, para proteger a la ciudadanía.

Finalmente indicó la Coronel, que, para generar acciones contundentes, es necesario articular esfuerzos y acciones de todas las instituciones que tienen que ver con el tema, pues por el momento solo se están aplicando ejercicios paliativos que no tienen continuidad y no dan soluciones reales, no se pasa de una “persecución”.

Sin embargo, esas intervenciones continuarán en los próximos días, cubriendo gran parte del territorio tunjano para evitar invasiones, razón por la cual hacen un llamado a la comunidad para que dé a conocer situaciones donde se vea la presencia masiva de esta población.

Con el acompañamiento de Migración Colombia, la Alcaldía y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), entre otros, realizarán un trabajo para evitar la invasión de espacio público, acciones que alteren el orden público, fomento de la mendicidad y hechos delictivos.

Pero a la vez, los controles buscan garantizarles sus derechos y mejorar su condición de vida durante la permanencia o paso por este territorio.
“Nosotros contrarrestamos cualquier hecho delictivo y debo aclarar que no solo con población venezolana, pues en los últimos años, también hemos realizado operativos que han arrojado la captura de otros extranjeros provenientes de Egipto, Honduras, Chile, Portugal, Perú, Ecuador y Panamá quienes se han visto inmersos en diferentes delitos, que afectan la seguridad y tranquilidad de nuestra ciudad”, indicó la coronel María Emma Caro Robles, comandante de la Policía Metropolitana de Tunja.
Según la oficial, los delitos más recurrentes entre la población extrajera son: el tráfico, fabricación y/o porte de estupefacientes, hurto a personas y comercio, daño en bien ajeno, uso de documentos falsos, riñas, irrespeto a la autoridad y en menor cantidad algunos casos de homicidio.
De ahí la necesidad de fortalecer los controles, según la oficial, para evitar que estas personas generen focos de inseguridad por el asentamiento en infraestructuras abandonadas o en la instalación de ‘cambuches’, lo cual afecta a las comunidades en diferentes sectores de la capital boyacense.

La coronel enfatizó, “es necesario evitar la concentración de estas personas, ya que se genera inseguridad y mala convivencia, pero además porque en estos lugares hay menores, personas de la tercera edad, mujeres gestantes y otro tipo de población vulnerable a la que se le deben garantizar sus derechos”.

La Comandante de la Metun agregó que igualmente se debe verificar que estas personas se encuentren de manera regular y que no se hayan visto inmersos en hechos delictivos, para proteger a la ciudadanía.

Finalmente indicó la Coronel, que, para generar acciones contundentes, es necesario articular esfuerzos y acciones de todas las instituciones que tienen que ver con el tema, pues por el momento solo se están aplicando ejercicios paliativos que no tienen continuidad y no dan soluciones reales, no se pasa de una “persecución”.

Sin embargo, esas intervenciones continuarán en los próximos días, cubriendo gran parte del territorio tunjano para evitar invasiones, razón por la cual hacen un llamado a la comunidad para que dé a conocer situaciones donde se vea la presencia masiva de esta población.