Publicaciones con olor a “tierrita”

Son varias las publicaciones que por estos días han salido a la luz, promovidas por empresas y entidades de los sectores público y privado.

Portada Libro
Portada Libro Boyacá 200 años de Libertad – Fotografia: «LucasBR»

Lo que llama poderosamente la atención es que la gran mayoría de estos libros se ocupan de exaltar las maravillas paisajísticas, arquitectónicas y el ancestro Boyacense, revelado en sus campos y parcelas que parecen un óleo arrancado de la fantasía.

A nuestras manos llegó el libro publicado por Ediciones Gama “Boyacá 200 años de libertad”, con imágenes esplendorosas que muestran esa magia resguardada en los muros y en la estancia Boyacense, logrado gracias a la unión de un pull de empresas entre las que se destacan Compañías MUZO Emeral Colombia, Davivienda, la Car, Uniboyacá, Centro Comercial Viva, Diaco y La industria de Licores entre otras.

Otra publicación que vale la pena adquirir y coleccionar es el libro que sacó la Alcaldía Mayor de Tunja donde se destacan las vocaciones turísticas de la ciudad en lo histórico, patrimonial, arquitectónico y cultural.

Por su parte la Empresa de Energía de Boyacá en asocio con Boyacá7dias, ha publicado el almanaque de lujo donde aparecen las obras pictóricas de 12 artistas plásticos que revelan en sus cuadros parte de la cultura ancestral del departamento en diferentes técnicas como el óleo, la acuarela, la espátula y el repujado en cuero.

Estas publicaciones atraen el turista hacia el departamento, cautiva a las familias que no saben para donde ir en estas temporadas y le da un posicionamiento relevante al departamento. Sin embargo es urgente articular estos esfuerzos para que desde el gobierno se establezcan estrategias ciertas en la construcción de políticas públicas orientadas a convertir a Boyacá en verdadero potencial turístico y destino preferido por nacionales y extranjeros.

Al recién posesionado gobernador de Boyacá, Ramiro Barragán, se le ha escuchado que el turismo será una de las banderas de su gobierno, afirmación que devuelve la esperanza a un departamento que lo tiene todo menos administradores osados que se atrevan a convertir el territorio en potencial del desarrollo a través del turismo, la cultura y el inmenso patrimonio que campea por todos sus rincones.

Boyacá esta sobre capacitado y aunque los simposios, seminarios, conferencias, paneles y mesas sectoriales son importantes, llegó la hora de pasar de la teoría y las discusiones bizantinas de los “expertos catedráticos” que se reúnen y reúnen para discutir sobre la diferencia que hay entre producto y atractivo y se devanan los sesos hablando de normatividad y legislación turística, a los hechos contundentes mediante los cuales Boyacá se convierta en potencial del turismo mundial y de esta manera la economía florezca para todos.
Muy bien por estas publicaciones que ponen la belleza de Boyacá en la vitrina nacional – internacional y un llamado a los nuevos dirigentes para que sus ejecutorias por fin logren lo que no se ha podido hacer durante décadas.