Caso de intolerancia escandaliza al oriente de Boyacá

Hombre golpeó a niña con una botella por echarle espuma en la cara.

capturado por agresión a menor de edad

Como William Mauricio Espuria, de 55 años fue identificado el agresor de una pequeña de 6 años en el municipio de Miraflores, en el Oriente del departamento de Boyacá.

El hombre, que ya fue de tenido por la Policía lesionó con elemento contundente (botella) a la niña causándole trauma de tejido blando en cuero cabelludo generando hematoma.
Según informaron las autoridades, la pequeña es hija de la señora Mayra Orjuela, de ocupación ingeniera industrial, residente en Tunja Barrio Muiscas.

“Manifiesta la mamá de la menor que se encontraban en un automóvil participando de una caravana de vehículos, cuando la niña lanzó espuma que le cayó a este hombre quien se dirigió hacia el vehículo y con la botella golpeó a la menor”, relata el informe policial.
Al parecer, al darse cuenta de lo que había hecho, el hombre pretendía huir, pero la comunidad lo detuvo propinándole varios golpes.

El capturado fue dejado a disposición de la Fiscalía 30 Seccional Miraflores por el delito de lesiones personales.

Tras repudiar lo ocurrido en Miraflores, las autoridades hicieron un llamado muy enfático a los adultos y padres responsables para evitar lanzar en las caravanas que se dan por estos días festivos espuma, harina, agua, huevos o cualquier otro elemento que pueda terminar en casos de intolerancia y lesiones personales.

Precisamente el tradicional desfile de los muñecos de Año Viejo en Duitama, uno de los más importantes del país, no se pudo realizar en el último cuatrienio por el incremento en las lesiones personales a causa de este tipo de agresiones de quienes participan en la caravana al público y viceversa.

En Moniquirá, donde desde anoche y hasta este lunes se celebra el Festival de Verano, también se han tomado medidas para evitar las reiteradas agresiones y lesiones personales que cada año se registran por este tipo de abusos e irrespetos de parte de quienes participan directamente en las actividades festivas hacia los espectadores, visitantes y turistas a quienes les lanzan harina, espuma, agua y hasta huevos y cerveza.