¿Diciembre le ganará al paro?

Desde el pasado lunes el paro nacional en nuestro país no es lo mismo. La protesta ahora se enfrenta al efecto de fin de año, diciembre o Navidad, algo que juega muy a favor del Gobierno nacional y de su partido, el Centro Democrático, que como es obvio han sido los contradictores número uno de la reclamación de diferentes sectores liderados por la Central Unitaria de Trabajadores y de los universitarios.

Los promotores de la protesta van a tener que meterla al mismo refrigerador en el que ya se encuentra el pavo a la espera de las 12 campanadas, porque de lo contrario vamos a ser testigos o partícipes de un enfrentamiento entre la misma comunidad.

Así es, lo que no consiguieron las mentiras, las redes sociales, el mismo Presidente ni sus ministros, e inclusive las tanquetas del Ejército, ni los acorazados del Esmad, está a punto de lograrlo Papá Noel.

Ya en San Victorino se vieron las primeras imágenes de comerciantes disfrazados de Santa Claus, exigiéndoles a los participantes en el paro, que hagan una pausa y hasta amenazaron en tomar vías de echo ya que no van a permitir que la protesta les dañe el mejor mes del año para sus ventas.

Compleja situación la que enfrentan los líderes de una protesta que puede tener todos los argumentos, pero a la que diciembre está a punto de cortarle el oxígeno. Prueba de ello la disminuida protesta del miércoles pasado.