Publicidad

Germán Camacho, el constructor visionario

Su apuesta por una arquitectura ambientalmente responsable es visible en todo el mundo.

La firma empresarial Camacho Estudio de Arquitectura tiene dos sedes. La de Tunja funciona en el Green Hills y la otra en Paipa.
La firma empresarial Camacho Estudio de Arquitectura tiene dos sedes. La de Tunja funciona en el Green Hills y la otra en Paipa.

El arquitecto paipano Germán Camacho ha logrado desarrollar múltiples proyectos que contribuyen al cuidado del medio ambiente y, además, representan un ahorro considerable para los inversionistas.

Su más reciente iniciativa le ha dado la vuelta al mundo. El proyecto conocido como ‘Refugio Sostenible’ es un modelo con el que aspira, además de fomentar la la preservación del medio ambiente, impactar la vida de las poblaciones rurales colombianas.

Creció en un hogar muy unido y sólido, con sus padres Martha Barrera y Germán Camacho Rodríguez, reconocido magistrado del Tribunal de Santa Rosa de Viterbo, y junto a sus hermanos Gustavo y Ana María.

“Esa calidad humana que aprendí en casa fue la que me abrió campo en muchos lugares. Mi papá siempre me decía que más allá de ser un buen profesional, lo importante era ser una buena persona”, expresó.

Con esa herencia, desde niño se involucró en los temas sociales, aspectos en los que coincidía con su hermano Gustavo Iván Camacho, a quien le lleva dos años de edad. “Él era menor que yo, pero siempre fuimos muy cercanos, hacíamos todo juntos, ambos estudiamos en el colegio Seminario de Duitama, luego hicimos la arquitectura y ahora somos socios”, dijo.

Germán se graduó del colegio en 1988 y se trasladó a Bogotá a estudiar en la Universidad Javeriana la carrera de Arquitectura. Se tituló como profesional en 1994, para entonces su hermano ya había empezado a estudiar lo mismo y vivían juntos en Bogotá.

Su primer proyecto lo empezó con un amigo de la universidad. “Con Wilson Rodríguez empezamos a emprender con una empresa que se llamaba ‘Morar”.

Más detalles de este especial, en la edición impresa de hoy.

Deja un comentario