José Irreño, motivador de conciencia diferencial

El ingeniero lleva más de 25 años abriendo camino en Boyacá en defensa de la discapacidad.

Ingeniero José Irreño boyacense de hoy
Aunque su perfil profesional es operativo, su entorno lo convirtió en un defensor de las personas vulnerables.

Luego de vivir la cruda realidad del desplazamiento a causa de la violencia que sacó a su familia del Tolima, José Dolcey Irreño Oliveros llegó a Boyacá para convertirse en uno de los más reconocidos líderes sociales de la región, tarea que inició siendo directivo de Acerías Paz del Río.

José, al igual que sus ocho hermanos, creció en un ambiente de unidad familiar aprendiendo de sus padres, doña Blanca Oliveros y don Marcelino Irreño, sobre la importancia de la lucha, el esfuerzo y, en especial, la necesidad del apoyo comunitario, ese que les ayudó a levantarse luego de los momentos difíciles.

“A la familia le tocó muy duro, pero en cada lugar hubo alguien que tendió su mano; eso yo lo aprendí y entendí que, en la vida, todos en algún momento necesitamos apoyo”, dijo…

‘La discapacidad, un reto de todos’

Tras dedicar más de 25 años de investigación a entender cómo se atienden los procesos de discapacidad en el mundo, José en la actualidad promueve acciones de sensibilización en las comunidades, a través de las entidades públicas y privadas.

En esta medida ha generado diferentes movimientos de protección de los derechos de esta población en Boyacá, con el fin de garantizar el acceso a los servicios de salud, educación y de infraestructura, entre otros.

“En el mundo estas personas han sido despreciadas, compadecidas y hasta aniquiladas. Nosotros debemos mejorar el camino y empezar a trazarlo con ellos, pues la discapacidad es un reto de todos”, refirió.

Los detalles están en la edición impresa de hoy. 

 

 

Deja un comentario