La Radio en Colombia, sigue AL AIRE

El envío y recepción de ondas electromagnéticas descubiertas por Branly, Hertz, Lodge, Tesla y Popov, parecía ficción. Hoy en Colombia se hace una de las mejores radios del mundo.

La Radio Al AireNuestro país es pionero en la radio porque fue uno de los precursores en América Latina en el desarrollo de este sistema.

Aún se recuerda el 8 de diciembre de 1929, cuando Elías Pellet Buitrago puso en funcionamiento la primera emisora en Colombia, la HKD o La Voz de Barranquilla. Luego vinieron Radio Manizales, La Voz de Antioquia, La Voz de Boyacá, Ecos de Occidente, Nueva Granada, Emisoras Nuevo Mundo o Radio Santa Fe, la Voz de Pereira y la cadena Coral en Boyacá.

Justo recordar también a grandes personajes en el surgimiento de la radio como Gabriel Muñoz, Fernando Londoño (fundador de Caracol), Gustavo Sorzano y Francisco Bueno en Bucaramanga, Hernando Bernal Andrade de Radio Santafé, Manuel Gaitán de la Voz de la Víctor, Antonio y Rafael Fuentes en Cartagena y los hermanos Alford, de Colombia Broadcasting, luego Emisora Nueva Granada, convertida hoy en RCN radio.

La radio entonces se volvió la compañera y no había morada, donde no estuviera un transistor Philips o una radiola Sanyo con improvisadas antenas que sostenían el cable de un gancho de acero colgado a la ventana o forradas con papel aluminio para lograr mayor fidelidad.

Las cuñas se hacían en vivo y los jingles eran himnos a la esperanza creados por uno de los padres de la radio, el reconocido Jorge Antonio Vega, inventor también de la hora Philips y los radioteatros.

Kalimán, Arandú, Juan sin miedo, Camilo el Valiente, Natacha y La escuelita de doña Rita, entre otros reunían a la familia en torno al transistor y con voces como las de Gaspar Ospina, Fabio Camero, Chela del Río, Silvio Ángel, Carlos Muñoz, Juan Harvey Caicedo, Julio César Luna y los efectos sonoros, transportaban a los oyentes a escenarios imaginarios donde el galopar de los caballos, el rugir del viento, los relinchos y hasta el abrir y cerrar de las puertas se imitaban, en vivo, utilizando la creatividad.

Las peleas de ‘Kid Pambelé’, la hípica desde el Hipódromo de Techo, los clásicos entre Santafé y Millonarios, las carreras de Efraín ‘El Zipa’ Forero, Martín ‘Cochise’ Rodríguez, transformaron la radio y fue la Vuelta a Colombia la que permitió el desarrollo de las primeras transmisiones radiales en directo.

En lo noticioso, el tunjano Yamit Amat fue otro de los que transformó la radio porque pasó de los radioperiódicos a las llamadas en vivo a grandes personajes sobre las 6:00 a.m. y generó opinión con especiales noticiosos antecedidos por el cabezote: “cuando la noticia se produce, Caracol se la comunica” y entonces, sucesos dolorosos como el Bogotazo con el asesinato de Gaitán o el de Armero, tuvieron voz gracias a este hombre que creó los “boletines extraordinarios de última hora”.

Los nacionales empezamos a retener en la memoria de los receptores otras voces que fueron haciendo carrera como los musicales de Otto Greffensttein en RCN, los de Gustavo Niño Mendoza, Álvaro Ruiz, Milton R, Armando Plata Camacho, Eucario Bermúdez, Héctor Mora, Gonzálo Ayala, Tito Martínez.

Al igual que los espacios culturales de Bernardo Hoyos, Marco Aurelio Álvarez, los de humor con Montecristo, Emeterio y Felipe, los Tolimenses y qué decir de las crónicas periodísticas de Eduardo Aponte, Juan Gossaín, Darío Arismendi, Efraín Camargo y Álvaro Muñoz que luego, tras el relevo generacional, dieron paso a los de hoy como Gabriel de las Casas, Gustavo Gómez, Indalecio Castellanos, Juan Manuel Ruiz, Mauricio Cujar, Francisco Tulande, El Capi Romero, por mencionar algunos de los aplicados alumnos que aprendieron de los grandes maestros la excelsa labor.

El deporte y en especial el ciclismo, el fútbol, el boxeo y las carreras hípicas, dejaron al descubierto a otros baluartes de la locución como Carlos Arturo Rueda C, Jorge Eliécer Campusano, Gabriel Muñoz López, Armando Moncada, Edgar Perea, Alberto Díaz Mateus, Gonzálo Amor, Alberto Piedrahita Pacheco y Enrique París.

De igual manera, Pastor Londoño Pasos, David Cañón, Rubén Darío Arcila, Héctor Urrego, Héctor Palau, Hernán Peláez, Jaime Tobón de la Roche, Julio Arrastía, Marco Antonio Bustos y uno de los más recientes William Vinazco Ché, todos ellos precursores de un estilo narrativo que hoy imitan muchos comentaristas y locutores.

Se empezaron también a imponer nuevos estilos que fueron calando hondo en las preferencias de los oyentes como la manera de comentar las noticias de Julio Sánchez Cristo, heredero de otro “peso pesado”: don Julio Sánchez Vanegas, quien hizo celebre la frase: “hoy desde aquí, mañana desde cualquier lugar del mundo”. El noticiero Todelar de Colombia con “un mundo de noticias para un mundo de oyentes” fue también el escenario para el surgimiento otras escuelas, o el de Radio Melodía con Gerardo Páez, Tito Martínez, Jairo Alonso Vargas y esas frases que aún retumban en los rincones del recuerdo “Alerta” o el comercial en la voz de Cristóbal Rivera “dolorán se frota y el dolor se alivia, el dolor le tiene miedo a dolarán”.

Llega luego la presencia arrolladora de la mujer y fueron María Emma Revollo Samper y Judit Sarmiento quienes colonizaron este espacio abriendo la puerta a otras grandes voces como Blanquita Bernal y doña Luisa de Bernal en la Voz de Bogotá, Diana Uribe, Gloria Valencia de Castaño, Laura García, Magda Egas, Margarita Vidal, Lesli Abal, Virginia Vallejo, Amparo Pérez, quien hacía dupla con Amparo Peláez y las de actualidad como Yolanda Ruiz o Judy Lizalda, la primera locutora radial en comentar fútbol en Colombia.

La radio ha sido para muchos el “gallo despertador” y para otros el aula de clases porque el bachillerato por radio educó a miles de colombianos por eso, a esas voces de ayer y a las de hoy que han hecho grande la radio en Colombia, a los operadores de consola, ingenieros, periodistas y locutores, Boyaca7dias rinde un sentido reconocimiento de gratitud y admiración porque sus cadencias han hecho parte del acento memorable de la historia, contribuyendo para que la radio siga AL AIRE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here