Durante 108 años la Virgen del Carmen ha sido la protectora de los conductores en Colombia. En Villa de Leyva la imagen real solo puede ser admirada por tres días.

Desde el 15 de julio centenares de personas llegan a Villa de Leyva para homenajear a la imagen original de la Virgen del Carmen.

El origen de esta advocación data de mediados del siglo XII, cuando un grupo de cristianos procedentes de occidente decidieron instalarse en el Monte Carmelo, en Israel, escogiendo como patrona a la Virgen María.

Allí construyeron la primera iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo, viviendo bajo oración y pobreza: surge así la orden de los Carmelitas, que da origen a la Virgen del Carmen.

En 1911 llegan los primeros sacerdotes a establecer la orden de Carmelitas Descalzos, con lo que empieza así la devoción a la Virgen del Carmen. “Las hermanas conservan una imagen muy antigua de esta advocación que solo sale para la celebración de su fiesta en la tercera semana del mes de julio”, dijo el padre Jairo Gómez.

El día 15 de julio, en la víspera de su homenaje, sale del monasterio de las hermanas carmelitas al mediodía, en procesión por las principales calles de Villa de Leyva. Vuelve a salir para la fecha de su fiesta y puede ser admirada por tercera y última vez el día 17 de julio, de nuevo en procesión.

“No hay una fecha exacta del comienzo de la celebración en honor a la Virgen del Carmen, sin embargo, desde 1606, cuando llega la orden Carmelita a Bogotá, esta advocación ya existía”, asegura el padre Jairo Gómez.

En España esta advocación se convirtió en la Reina de los Mares y por tanto en la Patrona de la Marina, según comenta el sacerdote Carmelita. “En Colombia, en Cartagena se celebra una gran misa en honor a la imagen de la Virgen del Carmen, lo mismo para los aviadores y todo lo relacionado con los medios de transporte”, aseguró el Sacerdote.

La protección que da la Virgen del Carmen es por la devoción al escapulario. “Según cuenta la tradición, esta advocación protege a través del escapulario que es un paño marrón que imita una parte de la prenda de vestir de las hermanas y hermanos carmelitas, que es de color marrón”, comentó el sacerdote Jairo Gómez.

Protege de los peligros

La devoción de los transportadores por la Virgen del Carmen se atribuye a la promesa de dar protección a intersecciones a quienes se acogen al escapulario. “En el mes de julio son centenares los transportadores que vienen con sus vehículos para que los bendigamos”, dice el padre Jairo Gómez.

Este sacerdote ha conocido centenares de testimonios en los que la Virgen del Carmen ha actuado cuando se presentan peligros en la carretera, y también vivió un milagro. “En el gran incendio de Villa de Leyva el año 2010, yo estaba de diácono en este convento: las monjas y un sacerdote nos pidieron que lleváramos escapularios a la zona de la conflagración.

Las llamas llegaban al hotel El Duruelo, nos metimos en medio del bosque mientras arrojábamos escapularios. Controlado el incendio regresamos al lugar y encontramos que el fuego no pasó del área donde cayeron los escapularios”, contó el padre Jairo González.

Deja un comentario