Matilde Anaray, Simona Amaya, y otras mujeres boyacenses que contribuyeron a la libertad

Estamos en tiempo de Bicentenario. Precisamente un día como hoy, el 4 de julio de 1819, Simón Bolívar llegaba a Socha, un municipio ubicado al nororiente de Boyacá, donde el pueblo, siguiendo el ejemplo de una muchacha de 13 años, vistieron al maltrecho ejército patriota que acababa de cruzar el Páramo de Pisba.

Simona Amaya, camuflándose de soldado, se unió al Ejército Libertador. Debió hacerlo fingiendo ser un hombre ya que le estaba prohibido a las mujeres participar en combate.

La muchacha de la que hablamos se llamaba Matlide Anaray, una de las mujeres reconocidas como heroínas de la independencia, por su valentía, ejemplo y amor por la causa patriota, la que buscaba la libertad.

Así como ella, hubo muchas mujeres en esta tierra boyacense que literalmente dieron su vida por la patria. No todas, precisamente, lo hicieron en batalla, sino con oficios y actos de sumo valor que en su momento fueron de una importancia crucial para conseguir la independencia.

En un artículo* de la investigación “Mujeres Tunjanas: Condiciones de Vida en el período de la Independencia 1810-1819”, de la Universidad Nacional de Colombia, se presenta la relación de las mujeres que fueron reconocidas por historiadores en medio de sus recopilaciones.

Mujeres de Sogamoso, Tunja, Socha, Santa Rosa de Viterbo, Cómbita, Corrales y otros municipios, hicieron de  mensajeras, espías, acompañantes, amantes, proveedoras de alimentos, lavadoras e incluso combatientes. Aquí los nombres de algunas de ellas:

Juana Velasco de Gallo: Ella mujer entregó al ejército de Bolívar y Santander a sus dos hijos, Fernando y Manuel Gallo. Además envió una recua de caballos, entre ellos a “Muchacho”, su caballo preferido, y ayudó a confeccionar uniformes para el ejército.

Justina Estepa: Campesina dedicada a llevar cartas entre los patriotas del Valle de Tenza y Casanare. Las llevaba atadas a su cintura, pero fue descubierta el 16 de enero de 1816 y posteriormente asesinada.

Teresa Izquierdo: Mujer dedicada a la confección de vestidos de damas y a la par de los uniformes de las tropas realistas. Sorprendida por los españoles enviando información, fue fusilada el 4 de julio de 1817. Mártir de la Ramada, Sogamoso.

Estefanía Parra: Esta mujer se infiltraba entre las tropas realistas con la excusa de venderles víveres, escuchaba los posibles movimientos de estas tropas y se los informaba a las tropas patriotas. Sirvió de guía a los patriotas para rodear a Barreiro en Paipa y para que los patriotas pudieran derrotar a los realistas en el Puente de Boyacá.

Simona Amaya: Oriunda de Paya, Participó en la Batalla del Pantano de Vargas como combatiente en el ejército Libertador.

Las seis Heroínas Mártires del Valle de Tenza: María de los Ángeles Ávila, Genoveva Sarmiento, Inés Osuma, Ignacia Medina, Juana Ramírez, fueron defensoras y colaboradoras de las guerrillas de los Almeydas y Casanare, fusiladas el 7 de diciembre de 1817.

Clara Tocarruncho: Esta mujer, indígena de Cómbita proclamó a Túpac Amarú y promovió un motín subversivo en Cómbita.

Juana Escobar: Oriunda de Corrales, sirvió como informante a la tropa libertadora.

Estefanía Neira de Eslava: Fue una sogamoseña que al igual que Teresa Izquierdo se dedicó a la confección de uniformes. Escuchaba los planes de los realistas y se los comentaba a los soldados patriotas. Según el doctor Cayo Leónidas Peñuela, era una de las damas más distinguidas de Boyacá. Esta mujer fue fusilada por Matías Escuté por haber ayudado a la partida de Rómulo Eslava, su esposo, con sus compañeros del ejército patriota, los cuales se dirigían a Casanare.

Juana Plazas: También de Sogamoso, era la esposa del teniente Apolinar Chaparro. Ambos huyeron a los Llanos donde prestaron sus servicios invaluables a las tropas patrióticas. Su abnegación en varias ocasiones mereció las alabanzas de Bolívar y de Santander. Prestó gran ayuda a los ejércitos libertadores de Casanare. En una ocasión, al prender fuego a un pajonal, impidió el paso a los hispanos, salvando así a los patriotas. El libertador, por su valerosa acción, le obsequió una medalla. Después de la Batalla de Boyacá, regresó a Sogamoso y murió en 1842. Fue madre del General Jesús María Chaparro Plazas.

*Datos tomados del artículo “Una mirada historiográfica a las mujeres tunjanas en el período de la independencia, 1810-1819.”

7 Comentarios

  1. Me gustaría que dieran los nombres de la autora del artículo y se hicieran los créditos correspondientes.

  2. Falta Sor María Apolinaria Niño CAMACHO hija de Juan Nepomuseno Niño y Muelle quien después de fusilado su padre tomó los hábitos y como monja junto a otras mujeres confeccionaron los uniformes con las telas e hilos del almacén de su difunto abuelo y los enviaron a Socha con emisarios disfrazados de franciscanos pero que en realidad pertecian a las GUERRILLAS DE LA NIEBLA .En compañía de sus hermanos despacho la CARAVANA para el cumpleaños del Libertador en Bonza que determinó el triunfo del Pantano de Vargas luego se marchó por SOTAQUIRA dio LIBERTAD a los esclavos de Tolemaida y con ellos se Tomó los Aposentos de Vargas incendio sus instalaciones y tomó las cosechas y ganados ganados con los que llegó a Tunja preparar la Bienvenida del Libertador en la casa de su difunto abuelo y su convento de monjas clarisas. Años más tarde se retiraría del convento en Villa de Leyva para casarse con quien fuera el Lazarillo de Antonio Nariño y hermastro de Antonio Ricaurte.

  3. El evento que realizó la gobernación en el pantano de Vargas fue una vergüenza, no dejaron ingresar a las mujeres líderes del departamento, las dejaron vestidas de gala en la ektrada. Tenemos video de lo sucedido.

  4. Importantisimo resaltar el papel de las mujeres en las luchas libertarias. Pero las mujeres costeñas también participaron en la batalla definitiva que se dió en Cartagena de Indias. Quiénes fueron algunas de ellas ?

  5. Al César lo que es del César
    Me alegró mucho ver el reconocimiento que hace este articulo a las mujeres de Boyacá y en especial a Estefania Parra, quien jugó un papel muy importante en la batalla del Puente de Boyacá pero, hasta donde tengo entendido, no fue como lo describe el autor. Según tradición oral en mi familia, Estefania Parra era una niña campesina que estaba lavando la ropa en el riachuelo teatinos durante la batalla. José María Ruiz, antepasado de mi abuela paterna Ana Maria Gallo Ruiz, y dueño de la tierra donde se libraba la batalla, a petición del general Santander estaba guindo a los patriotas para pasar al otro lado del Teatinos que en ese momento se encotraba muy crecido (https://enfoqueperiodistico.net/2016/08/06/asi-fue-la-historia-de-la-batalla-de-boyaca/). Según mi familia, que aun conserva algunas de las tierras aledañas a la batalla, al ver Estefania que su patrón estaba mandando a los patriotas por camino errado, le dijo: “no por ahí no mi amito, que por ahí se ahogan” y termina guiandolos por el paso seguro del río para envolver por la espalda a la vanguardia realista. No se de donde sale la historia de Estefania Parra como espía o su papel en el Pantano de Vargas. Curiosamente mi abuela Ana Maria estaba también emparentada con Juana Velazco de Gallo, otra de las mencionadas heroínas de Boyacá.

Deja un comentario