La ineficacia de los dirigentes deportivos en Boyacá: varias son las frustraciones que ha tenido el departamento

La mayoría de veces los resultados de un deportista de alta competencia se miden por la cantidad de victorias, medallas y demás trofeos que obtienen al término de una competencia.

En dos ocasiones los dirigentes deportivos del departamento han intentado buscar la sede de los Campeonatos Mundiales de Ciclismo.

En esa misma balanza se ubican las personas que hacen las veces de dirigentes -o que se hacen llamar así-, que con su gestión, sapiencia y liderazgo consiguen los recursos para facilitar, precisamente, que ese competidor pueda batir las marcas jamás soñadas u obtener los triunfos más rutilantes e inesperados. No obstante, en los últimos ocho años la ineficiencia de la dirigencia deportiva del departamento de Boyacá se volvió una constante, porque acusa falta de peso específico y de talante para defender la realización en suelo boyacense de certámenes deportivos, ya sean de carácter nacional o internacional.

La excepción, tal vez, la constituyó el duitamense Miguel Ángel Bermúdez, quien en los Mundiales de Ciclismo de Colorado Springs, en 1986, logró para Colombia la organización del máximo certamen del pedalismo orbital de 1995 y cuyas pruebas de ruta tuvieron como escenario a Boyacá. Y es que ni siquiera la presencia del estelar pedalista Nairo Alexander Quintana Rojas, en la plenaria de la Cámara de Representantes, sirvió para convencer al Gobierno nacional de que le entregara la sede de los Juegos Nacionales del 2023 al departamento de Boyacá.

Tampoco tuvieron eco positivo el pedido del exciclista Fabio Parra, otra gloria del deporte de las bielas y ahora director de Indeportes Boyacá, junto al gobernador Carlos Andrés Amaya Rodríguez, quienes expusieron las fortalezas y ventajas que tiene el departamento para ser el anfitrión de las justas.

Ninguna de esas estrategias, a 15 días de la entrega del veredicto, le impidieron al presidente de la República, Iván Duque, anunciar que el Eje Cafetero fue escogido como sede de los XXII Juegos Nacionales y VI Paranacionales de 2023. Cabe recordar que un primer intento por la sede de los Juegos ocurrió el 26 de febrero del 2016, cuando el nuevo inquilino del Palacio de la Torre sorprendió con la sustentación de la candidatura de Boyacá a las justas del 2019, como un justo premio a la celebración de los 200 años de la gesta libertadora.

Ampliación de este artículo en el impreso de hoy.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here