Boyacá, destino en Semana Santa: se espera superar los más de 150 mil turistas que llegaron el año anterior

Año tras año Boyacá se ha venido consolidando como un destino turístico por excelencia durante la Semana Santa. Su cercanía con Bogotá, la tranquilidad que se vive en este departamento, sus paisajes, las aguas termales, la infraestructura hotelera, su gastronomía y los atractivos religiosos hacen de Boyacá el lugar preferido por muchas familias para descansar y rezar en estos días santos.

La edificación del convento de Monguí es considerada como el ‘Escorial Suramericano’.Tiene pinacoteca.

De acuerdo con las estadísticas de la Policía de Tránsito de Boyacá, en el 2017 se movilizaron por las vías del departamento en Semana Santa 514.500 vehículos, en tanto que el año pasado esa cifra superó los 515.000 automotores.

En cuanto a turistas como tal, las cifras de la Gobernación de Boyacá muestran que el año pasado por Semana Santa se contabilizaron más de 150.000 y una ocupación hotelera del 85 por ciento. En Villa de Leyva, Paipa y Duitama se reportó una ocupación hotelera cercana al 95 por ciento en la temporada del 2018. Para este año se esperan más de 90 mil pasajeros en la Terminal de Transportes de Sogamoso. Similar cifra se tendría en las terminales de Duitama y de Tunja. Boyacá ofrece diferentes alternativas para los turistas, desde destinos religiosos, como Chiquinquirá, Tunja y Monguí, hasta lugares para vivir aventuras extremas, como el nevado de Güicán, en el norte, o el salto de Candelas, en el municipio de Pajarito.

En los últimos años se ha fomentado el ciclismo recreativo, en rutas como la del anillo del lago de Tota, la vía Sogamoso – Iza, la Ruta del Venado (en Firavitoba), la Ruta del Mundial (Duitama), vuelta por las veredas de Paipa, recorrido del desierto de La Candelaria (Villa de Leyva, Sutamarchán y Sáchica), el Anillo de las Hinojosa, el recorrido del páramo de Rabanal y la ruta por las cascadas de Sotaquirá.

Ampliación de esta noticia en el impreso de hoy.