‘Dios me envió a sus ángeles y logró salvarme’; Julio Cesar Corredor Bernal

Compartir:

Uno de los momentos más difíciles que ha tenido que afrontar el periodista deportivo Julio César Corredor Bernal no ha sido en un terreno de juego, o un escenario, o frente al micrófono, fue, paradójicamente, haciendo una de las actividades que más le gusta: montando en bicicleta.

Diariamente, Julio César realiza sus terapias en Crees, bajo las órdenes de la profesional Daniela Rondón.

El pasado 13 de febrero, sobre las 3:30 de la tarde, Corredor transitaba por el sector norte de Tunja y frente al Cementerio Santa Isabel fue embestido por un vehículo que lo dejó con múltiples lesiones.

¿Qué recuerda usted de ese momento?

Recuerdo lo que hice antes del accidente. Vi muy a lo lejos el vehículo e hice el desplazamiento y de pronto sentí el carro cerca, después un sacudón y al momento estaba tirado en el piso tratando de tomar aire.

¿Qué le han dicho de lo que ocurrió?

Me dicen que salí despedido unos 15 metros, pero no tengo conciencia de eso. Al instante llegó Óscar Molina quien fue el que me auxilió de inmediato, llamó la ambulancia y al llegar al hospital me estaba esperando su hijo Óscar, quien es neurocirujano.

¿Cuáles fueron sus lesiones?

El reporte fue alentador, pese a lo fuerte del accidente. Tuve una fractura de la primera costilla, fractura de la vértebra lumbar dos, laceraciones y contusiones.

¿Cuánto dura el proceso de recuperación?

Inicialmente, tengo que estar en total quietud un mes y eso lo estoy haciendo de forma muy rigurosa. Después de este mes el médico dirá si se extiende la incapacidad o si ya puedo volver a mis actividades. Lo que debo tener por tres meses es un corset ortopédico lumbar que me pusieron.

¿Y las terapias?

Llevo hasta el momento 11 de ellas y las estoy haciendo en el Centro de Rehabilitación Crees de la doctora Carmen Cecilia Díaz, con la terapista Daniela Rondón, quienes me han tratado bastante bien y he tenido una grandiosa atención.

¿Qué ha sido lo más doloroso tras el accidente?

Hay dos aspectos. El físico y el emocional. El físico se ha ido superando pese a que el golpe fue muy fuerte, pero el emocional ha sido muy complejo porque uno a veces tiene picos altos y bajos. En esos momentos es fundamental el apoyo de la familia… Por su puesto, por fortuna cuento con el apoyo de mi esposa, que ha sido mi gran soporte, la familia, los amigos y la gente que han estado pendientes con sus mensajes o llamadas, y a los cuales les agradezco inmensamente.

¿Qué consejos le da a los que practican ciclismo?

Que utilicen todas las medidas de seguridad como cascos de alta calidad, guantes y todo lo que se necesita para este deporte, ya que gracias a eso yo no sufrí ningún golpe en la cara o la cabeza, pues yo tenía un casco bastante fuerte y seguro, y fue el que amortiguó el golpe.

Así como Julio César Corredor se caracteriza por su fortaleza física y mental a la hora de realizar su labor periodística, de la misma manera ha asumido su periodo de convalecencia que espera culminarlo con gran éxito en los próximos tres meses.

Compartir: