[Crónica] En Samacá, un hombre halló a su hija 40 años después de que lo daban por muerto

En Samacá, el 20 de noviembre de 1971, cuando Irene Sierra apenas tenía cinco años de edad, su padre Hernando Sierra Chinchilla era condenado a cinco años de cárcel por una demanda que su esposa Mercedes González le había puesto por inasistencia alimentaria.

[Crónica] En Samacá, un hombre halló a su hija 40 años después de que lo daban por muerto 1
Después de pagar cinco años de cárcel y de haber sido declarado muerto en 1971, por fin Hernando se reencontró con su hija Irene.

Cumplida la condena, ante el miedo de que lo volvieran a demandar, Hernando decidió alejarse y trabajar en cualquier cosa, pero terminó en la indigencia en el municipio de Gámeza.

Decide regresar a Samacá en el año 2002 ayudado por su hermano Manuel Sierra , sin saber que su esposa Mercedes había iniciado un proceso por su desaparición con presunción de muerte.

El Juzgado Segundo Promiscuo de Familia de Tunja, publicó el 28 de junio de 1993 un edicto en el periódico EL TIEMPO en el que se pide a quién sepa del paradero de Hernando Sierra Chinchilla, hacer llegar noticias de él al juzgado de lo contrario se le daría por muerto. Y así sucedió.

Nadie dio razón de él y el juzgado fija como fecha de muerte de Hernando el 20 de noviembre de 1973. Ya en su tierra natal los problemas entre hermanos no tardaron en llegar y Hernando decidió seguir solo, durmiendo en una habitación hecha con tablas.

Se alimentaba de pan y guarapo y algunas sobras que conseguía, así duró 16 años hasta que el primero de octubre de 2018 los dueños de la empresa Francoal, Mario Franco y Pedro Franco decidieron llevarlo al Centro de Protección Integral del Adulto Mayor en Samacá.

El hogar es dirigido por el párroco del municipio Milton Alfredo Rojas, bajo la coordinación de Rosalba Castiblanco, quienes acogieron a Hernando para prestarle toda la atención necesaria que demanda un hombre de 76 años.

Hernando comenzó a hablar sobre su hija Irene y le pidió a Rosalba que le ayudara a encontrarla, algo que no fue difícil pues el pueblo es pequeño.

La historia completa en el impreso de hoy.