En Mongua, en la vereda Sirguazá, están produciendo lulo

Desde que la paz llegó a la vereda Sirguazá, del municipio de Mongua, sus moradores empezaron a sacarle el fruto a sus tierras.

Uno de los cultivos de lulo en el sector Sismozá, en la vereda Sirguazá, que está entre los 1.300 y los 2.000 metros de altura.

Además del cultivo de café, con el que varias familias iniciaron hace siete años, ahora también se está sembrando lulo.

Parte de la vereda Sirguazá se encuentra entre los 1.300 y los 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar, clima que están aprovechando algunos habitantes para producir frutas que antes no se cultivaban. Uno de los que le apostó al cultivo de lulo en Mongua es Carlos Rojas, quien está sembrando esta fruta en el sector de Sismozá.

“Ese cultivo en esta zona es nuevo y por ser nuevo es rentable. Comencé a sembrar lulo porque miré en un jardín una matica solita, pero producía bastante pepa”, afirmó Rojas. Manifestó que se le dio por implantar un cultivo grande, sin saber en qué se metía realmente. “Sembré 10 mil matas, algo muy grande para arrancar. Fui pagando la novatada, porque también al comienzo intoxiqué las matas”, contó.

Volvió y las recuperó, aunque tuvo pérdidas, pero después el mismo cultivo le fue enseñando.

“Plantado tiene el cultivo 31 meses y ya lo tengo estabilizado. Produciendo lleva alrededor de 18 meses”, relató Carlos Rojas. El cultivo de lulo produce fruta durante todo el año. Cada ocho o 15 días están cosechando. “Por producir de forma continua es rentable.

Yo comercializó la fruta en Sogamoso desde que lo comencé a sacar, con un mayorista de Coomproriente”, explicó el Agricultor. Agregó que ha probado con varios cultivos, entre estos el de la papa, pero que está feliz con el lulo. “He llegado a producir hasta 600 canastillas semanalmente. Aquí genero unos 15 empleos”, dijo.

Hasta hace 16 años la vereda Sirguazá, sobre todo en el sector de La Salina, era considerada ‘zona roja’. “Esta era una zona de difícil acceso, con presencia de grupos al margen de la ley y con cultivos ilícitos”, señalaron los moradores.

Hoy esta parte de Mongua se proyecta como una potencia agropecuaria y turística. Allí nace el río Cravo Sur y su clima es bastante agradable. Por esta zona existe una vía que comunica con Labranzagrande y los llanos de Casanare. Actualmente se está construyendo un tamo de cuatro kilómetros que colapsó.