Publicidad

‘Runtazo’: Un exquisito pecado

Muchos saben qué es Runta, otros no, por eso nos fuimos a boyacensiar en este famoso sector de la fría capital.

'Runtazo': Un exquisito pecado 1

Runta es una vereda de Tunja, capital de Boyacá. Desde hace muchos años es afamado por ser sede de la preparación de los mejores chicharrones y demás productos derivados del cerdo. Los días jueves eran los de ir y almorzar cuchuco con espinazo y picadita con chorizo, rellena, papita criolla y más. Con el tiempo, la tradición se desplazó a la ciudad y se ubicó en el barrio Los Libertadores, en el sur de Tunja.

Era un viernes. Tomamos un taxi en la esquina de la Droguería Mundial, en el centro, y mi compañero indicó: “Al barrio Los Libertadores, por favor”. En más o menos cinco minutos de recorrido hacia el sur y luego un poco hacia la loma, llegamos a una cuadra donde todavía no nos habíamos bajado del taxi cuando ya había más de tres personas llamándonos y ofreciéndonos ‘lo mejor de Runta’.

Es una calle bastante transitada. Los letreros con dibujos de cerditos están por todas partes. Nosotros nos dirigimos directo al lugar que nos habían recomendado: ‘El Chicharrón de Oro, orgullosamente boyacenses’.

Allí nos recibió Juvenal, su propietario, quien junto a su familia se han dedicado durante años a la comercialización de los productos del cerdo. Tienen dos locales en la misma instalación, en uno venden todo ‘crudo’ y en el otro venden lo más famoso de Runta: El cuchuco con espinazo y la picada de chorizo, rellena, salchicha, chicharrón, plátano, papa criolla y ají.

Cual ‘Pedro por su casa’ nos permitieron ingresar a la cocina, charlar con las cocineras y conocer hasta los tipos de hueso del cerdo que son empleados para dar sabor y complementar perfectamente el cuchuco espesito que es tan tradicional en este sector.

Con una picada de diez mil pesos almorzamos tres personas. Acompañamos con una limonada, aunque el resto de comensales preferían gaseosas o una cola y pola. Durante nuestra estadía en el lugar, nos encontramos con pilotos y bomberos, quienes desde Villa de Leyva llegan a Runta para disfrutar este manjar boyacense.

El ‘runtazo’ tradicional es el jueves. En ‘la runta urbana’ abren de lunes a viernes. Cuentan los propietarios de ‘El Chicharrón de Oro’, que también el domingo es un día fuerte. No por nada tienen disponibles más de tres salones para atender a los comensales.

En resumen aprendimos, disfrutamos y ‘pecamos’ con gusto al irnos de ‘runtazo’ un viernes cualquiera en la capital de Boyacá.

Deja un comentario