La empresa Indumil es mucho más que armas

Esta industria militar diversifica su producción con piezas para diferentes usos y sectores.

En la Fábrica Santa Bárbara (Fasab) de Indumil en Sogamoso, donde se fabricó la bomba que acabó con la vida del ‘Mono Jojoy’, se producen ahora menos armas y municiones y más piezas para diferentes procesos industriales.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

“La Fábrica Santa Bárbara, como unidad operativa de la Industria Militar, apoya al desarrollo nacional, colocando al servicio de los diferentes sectores procesos como fundición, microfundición, mecanizados y tratamientos de superficie, en pro del desarrollo regional y nacional”, explicó el director de la planta de Indumil en Sogamoso, el coronel (r.) Rubén Mogollón, excomandante de la Primera Brigada del Ejército.

La planta de fundición de la Fábrica cuenta con tres sistemas para moldeo de piezas, en los que se han implementado tecnologías de vanguardia como el moldeo por arenas autofraguantes y dos hornos para fusión de hierros y aceros.

“Se tienen hornos para tratamientos térmicos y toda una línea de producción que permite entregar piezas desde un kilogramo hasta 2.500 kilógramos”, manifestó el coronel Mogollón.

Para piezas de producción en serie y un alto grado de precisión existe la planta de microfundición, en la que se obtienen piezas de 100 hasta nueve kilogramos en hierros, aceros y materiales no ferrosos.

“Está también la planta de mecanizados, con máquinas modernas de gran capacidad y precisión como centros de mecanizado y de torneado CNC, tornos paralelos y verticales con capacidad de tres a ocho toneladas máximo y volteo de hasta 1,8 metros”, indicó el Director de la Fábrica.

Para piezas que requieran un recubrimiento especial para protección, en Indumil Sogamoso se dispone de la planta de tratamientos de superficie, que realiza anodizados, cromatizados, pavonados, zincados, fosfatados, pasivados y aplicaciones de pintura líquida y electrostática en polvo, entre otros.

“Tenemos equipos de laboratorio como espectrómetro para materiales ferrosos y no ferrosos, microscopio metalográfico, máquina universal de ensayos y ultrasonido”, dijo el Coronel.

Otros servicios que ofrece la Fasab

La Fábrica Santa Bárbara brinda servicios de   durómetros, máquina de medición tridimensional y proyector de perfiles. Ofrece también el servicio de calibración para instrumentos de medición.

Tiene implementados los sistemas de gestión, certificados por el Icontec y por Onac.

Sectores a los que brinda servicios

“La Fábrica Santa Bárbara cuenta con una amplia experiencia fabricando repuestos para diferentes sectores”, manifestó el coronel Rubén Mogollón.

Para el sector de la explotación y beneficio de minerales produce repuestos para dragas, cucharas, carcasas, poleas, rodillos motrices y camisas, entre otros.

Fabrica igualmente repuestos para trituradoras y molinos (mandíbulas, conos, revestimientos o emplacados, martillos, barras, pitman y dientes para excavadoras).

Al sector energético le ofrece repuestos para termoeléctricas e hidroeléctricas (impulsores). Al sector cementero le produce emplacados para molinos, segmentos para ciclones, placas para enfriadores y blindajes. Para el transporte y el sector ferroviario: ruedas para góndola, cuñas, repuestos para suspensión de tractocamiones, perno rey, twis lock. Para el sector agroindustrial fabrica sinfines para moliendas, brazos, carcasas, cuñas, válvulas. Además, producen repuestos para válvulas hidráulicas y neumáticas, cabezas para martillo.

Produce armas de entrenamiento

El coronel Rubén Mogollón indicó que el futuro militar de la Fábrica está en aquellas armas utilizadas para el entrenamiento de los hombres del Ejército, de la Armada, la Policía Nacional y la Fuerza Aérea.

“Estamos fabricando todas las granadas y municiones de línea azul, que son para entrenamiento”, dijo.

Agregó que, además, la Fábrica está dedicada a elaborar todas las piezas que requieren las empresas de la minería, las cementeras, las siderúrgicas, las de alimentos y las dedicadas a la agroindustria, el transporte y el sector ferroviario.

La Fábrica de Indumil en Sogamoso tiene más de 500 trabajadores directos, que laboran en tres turnos. De estos empleados, 138 son mujeres y algunas de ellas, cabeza de familia. Cuentan con transporte y alimentación.