Por: José Ricardo Bautista Pamplona – Cantautor y Comunicador Social

Mañana, 2 de octubre se celebra el día del boyacensismo, una fecha para mostrar por qué esta es una tierra bendecida por Dios.

Definir un día para celebrar el aniversario de creación del departamento fue una iniciativa que surgió en el año 2009 en la administración del gobernador José Rozo Millán. Su marcada inclinación hacia las artes y las letras propuso redactar una ordenanza para que cada año se exaltara la cultura ancestral y en especial aquella que esta guardada en esos viejos campesinos que son leyendas vivas del recuerdo y la añoranza.

En el mismo gobierno se eligió el árbol “El Roble” como el emblema regional y su hoja fue incorporada a la bandera como una forma de manifestar el amor por el medio ambiente y el respeto a los abuelos pues se suele decir que nuestros ‘viejos’ son tan fuertes como el roble.

Recordemos que la palabra Boyacá tiene su origen en el vocablo muisca ‘Boiaca’, que traduce ‘Región de la Manta Real’ o ‘Cercado del Cacique’, que se deriva de las palabras boy (manta) y ca (cercado), pero este nombre del departamento fue otorgado en el año de 1821 por el congreso de Cúcuta, en honor al río Boyacá nombre chibcha del río Teatinos por donde se levantó el Puente de Boyacá, el mismo que fue testigo de la Batalla del 7 de agosto de 1819 y del grito de independencia. Además, es oportuno recordar que nuestro territorio era más amplio y que hace aproximadamente 39 años, Casanare se separó de Boyacá, un 15 de mayo en el gobierno de Misael Pastrana Borrero cuando se dio a conocer el decreto Número 19 de 1973.

Hablar entonces de esta bendita tierra es hablar de una región que no solamente embelesa a los turistas y visitantes por su arquitectura colonial, gastronomía, historia, costumbres, leyendas y por supuesto por un paisaje al que han descrito como ‘la colcha de retazos verdes’ por las tonalidades a veces verde claro, a veces amarillo trigal, a veces verde oscuro y siempre bella manta que envuelve y arropa sus montañas. Cuánto legado hay guardado en esos 23.189 Kilómetros cuadrados y en sus 123 municipios, que al recorrerlos parecen acuarelas suspendidas en el tiempo por la belleza inocente de sus parques donde sobresalen altivas las cúpulas de iglesias refrendado que somos un pueblo católico. Asimismo, que las tradiciones están marcadas de manera predominante por las costumbres que en torno a la religión han creado esa huella identitaria revelada en procesiones, romerías y en las fiestas patronales que en homenaje a los santos patronos se llevan a cabo durante todo el año. Cuando en el país y el exterior se menciona a Boyacá, se cree erradamente que los boyacenses somos campesinos que usamos únicamente ruana de lana y sombrero de ala corta porque se desconoce que en este suelo de libertad se albergan todos los pisos térmicos, todos los climas y toda la diversidad de fauna y flora que finalmente son los determinantes para el uso de otras prendas menos populares como el poncho de tela ligera, el sombrero tipo aguadeño, las alpargatas pero también las cotizas y otros atuendos que se definen por el abanico inmenso de posibilidades climáticas que tiene Boyacá. Es por esto que debemos dar las gracias a todos quienes han ayudado a construir a pulso a nuestro departamento. A todos ellos, a los de antes, los de ahora y los que vendrán nuestra gratitud porque podemos tener la certeza que la identidad boyacense seguirá viva y que es un deber decirles por siempre ¡Gracias sumerced…!

Algunos de los que han hecho nombre

Existe una vasta lista de personajes célebres del arte y la cultura que en cada época y en cada momento han aportado invaluables conceptos artísticos y culturales al buen nombre de Boyacá en los círculos nacionales – internacionales. Como homenaje a los de ayer, los de ahora y los que vendrán, mencionemos algunos de ellos en las diferentes disciplinas artísticas: En las letras: Fernando Soto Aparicio, Jairo Anibal Niño, Eduardo Caballero, Plinio Apuleyo Mendoza, Romulo Mora, Raúl Sánchez, Cecilia Jiménez de Suárez, Enrique Medina Flórez, Alberto Corradine, Hernán Estupiñán, Jaime Umaña Bernal, Nellysol Gómez de Ocampo y José Joaquín Casas. En la Música: Francisco Cristancho, Jorge Camargo Spolidore, Jorge Velosa, Julio Flórez, Alvaro Dalmar, Héctor Vargas, Raúl Sánchez, Efraín Medina Mora, Luis Martín Mancipe, Carlos Julio Aranguren, Cesar Puerto, Luis Lorenzo Peña, Gustavo Mota, Emilio Murrillo, Samuel Malagón, Inaín Castañeda, Cholo Valderrama, Parmenio Pongutá, Carlos Martínez Vargas, José Jacinto Monrroy, Luis Dueñas Perilla, Juan C. Goyeneche, Zabala y Barrera y Reinaldo Monrroy. En la Danza: José Santos Sanabria Leal, Felisa Hurtado de Manrrique, Aurita Velasco, Jaime Arjemiro Rojas. Julieta Sandoval. En la Actuación: Alvaro Ruiz, Julio Medina Salazar. En el Humor y la Comedia: Jesús Mesa, Luis Ferro, Pedro Gonzalez, Miguel Lizarazo,Fredy Eduardo Quintero. En la Radio y la T.V.: Miguel Machado, Daniel Espinosa, Víctor Umaña, Marco Antonio Lopez Pacheco, Carlos Ballesteros, Yamit Amat, Efraín Camargo, Indalecio Castellanos, Guillermo Prieto La Rotta y Juan Manuel Ruiz. En las Artes Plasticas: Ernesto Cardenas, Delfín Ibañez, Jorge Casas, Jaime Quintero, Carlos Avendaño, Eduardo Malagón, Pablo Avila, Orlando López. En las Artesanías y los Tejidos: Otilia Ruiz de Jerez, Carmen Palma, Emperatriz Becerra, La Familia Paipa en Nobsa, La Familia Lizarazo en Guican de la Sierra, La familia Norato en Chiquinquirá.